Casa Montes: ejemplares frescos para un público diverso


Por Sebastián Casabé

Cuando asisto a encuentros en donde se presentan ejemplares por mí inexplorados, me interesa conocer si el perfil de los vinos expuestos guarda relación con el público al que apuntan.
Si bien no siempre debe cumplirse, es interesante observar lo que está sucediendo en el mercado así como también entender qué estilos de vinos están buscando los consumidores.
Durante el encuentro llevado a cabo en La cava del Querandí y gracias a una impecable organización por parte de Natalia Beluardi  de Conultora STG, tuvimos la posibilidad de tener una charla completa y distendida junto a Vicente Marcovecchio, Sommelier de Casa Montes. Vicente nos contó que la bodega, si bien existe desde 1992, fue recién en 2008 cuando decidió comercializar sus vinos. Son, en forma aproximada, tres millones de litros los que elabora en forma anual bajo sus diferentes líneas.
Volviendo al estilo de vinos que buscan los consumidores, Casa Montes, luego de un intenso trabajo de campo, tuvo en claro su objetivo: público joven que no suele consumir vino en forma diaria y que, al hacerlo, busca una opción sencilla. Lo interesante de este caso es que supieron aprovechar las particularidades de la zona de origen. Caucete, provincia de San Juan, suele aportar, en cada variedad plantada, un perfil frutal. Otorgan paso ágil y frescura, algo bien valorado durante los últimos años. Algo que llamó mi atención es el hincapié realizado por Vicente en base a la relación “precio / calidad” que ofrecen los ejemplares. Aquí quiero hacer una salvedad: no pensemos que dicha relación debe apuntar a vinos de precios módicos. Ejemplares de 700 pesos también pueden tenerlo por ofrecer mayor complejidad que otros de mayor valor. Realizada dicha aclaración, concuerdo en que la bodega comercializa vinos sencillos y sin aristas. Ellos mismos concuerdan en que son “para toda ocasión y acompañamiento”.
A continuación, la descripción de los ejemplares degustados.

Línea Fuego Negro

Los ejemplares de entrada de gama ofrecen buena concentración de fruta joven acompañada de una frescura que los vuelve versátiles y fácil de combinar.

Syrah, 2017

Convengamos que, de un tiempo a esta parte, los Syrah sanjuaninos ganaron mayor reconocimiento. No iba a ser la excepción que Casa Montes tenga su ejemplar. Ahora bien, difiere en su estilo. En nariz, el leve contacto con duelas y la poca intervención en bodega, permite que la variedad se exprese. En boca: fresco y fluido.
Interesante para aquellos que quieran ingresar al mundo del vino probando una variedad que no abunda en el mercado.







Blend, 2017 (60 % Malbec 40% Cabernet Franc)

También en contacto con duelas que permiten aromas bien integrados, lo considero un ejemplar gastronómico. Permite ser disfrutado con una diversidad de platos y puede gustar a un diverso perfil de consumidores.
Sutiles notas vegetales en nariz aportadas por el Cabernet Franc y una fruta roja algo madura que brinda el Malbec. Vuelve a mostrar fluidez en boca con un paso más bien ancho también gracias al Malbec.







Línea Alzamora y Don Baltazar

Los ejemplares de gama media ofrecen varietales de mayor estructura, consistencia y con una madera bien integrada. Son vinos gastronómicos y muy correctos.

Alzamora Cabernet Sauvignon, 2016

En este caso, Casa Montes utiliza barricas de roble tanto francés como americano durante seis meses. En nariz aparece en forma clara la nota vegetal característica de ciertos Cabernet. Me gusta, en este caso, que es sutil. A su vez, los leves ahumados aportados por la barrica, hacen una nariz interesante. En boca se muestra potente. Entra con ataque dulce (barrica + zona) pero mantiene una buena frescura que no cansa el paladar. La línea se completa con un Malbec. Sugerido, $215. Imbatible





Don Baltazar, Petit Verdot 100%

Con honestidad, esperaba encontrar un ejemplar robusto y complejo. Así se presentan, en un principio, ciertos Petit Verdot.  Acá vamos con nueve meses de paso por barrica y vaya sorpresa me llevé al encontrar un ejemplar de gran amplitud en boca que no resigna frescura. En nariz, notas mentoladas, eucalipto y alcanfor. En boca es bastante potente y amplio. Tiene, como particularidad, un amargor final un tanto marcado que, en este caso, no se trata de un defecto sino de una característica que puede presentar ésta cepa. La línea se completa con un Malbec y un Cabernet Franc. El Precio sugerido del Petit Verdot es de $240.


Casa Montes

Podríamos decir que este blend de terroir y cepas (Malbec, Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc, Petit Verdot y Syrah) es el “tope de gama” la bodega. Un vino intenso para ser tomado en forma pausada y esperar que, con el paso de los minutos, el vino se vaya abriendo y expresando.
Los cortes se elaboran por separado para después generar la mezcla final.
Con un paso de doce meses por barricas de roble francés de primer uso, aporta una nariz de cierta complejidad y una boca bien profunda. Destaco el buen eso de la madera por no ser invasiva. Necesita ser tomado con comidas intentas o ciertos quesos duros. Imprescindible beber a temperatura adecuada. Dejar unos minutos el vino en la copa previo a ser bebido.  



Fuego Negro Viognier Dulce Natural

Para cerrar una cena, ideal. Debe beberse bien frio. En nariz, fruta tropical y cítrica.
En boca destaco su nivel de acidez que genera un balance tal que el dulzor producido por el azúcar residual no empalaga ni cansa al paladar. Cada vez deseo hacer mayor hincapié en la importancia de una correcta acidez. Considero que fundamental que esté presente por aportar esa frescura necesaria en los vinos. Ejemplar ideal para el verano. Se toma rapidito. Arma de doble filo.

Para cerrar la nota, me gustaría agradecer la calidez del servicio  así como por el menú ofrecido por  La cava del Querandí.


Comentarios

Mi foto
Cazavinos
Soy Sebastián Casabé, comunicador del vino y redactor egresado de la Asociación Argentina de Publicidad. Creé este espacio para dar a conocer el trabajo que con tanta pasión realizo. Mediante notas, entrevistas y recomendaciones, busco que quien me lea entienda que para disfrutar del vino, no hay que ser un conocedor. Lo que debemos es volver a conectarnos con el disfrute. El vino es parte de nuestra cultura y debemos devolverle el lugar que merece, ese lugar que es de todos y forma parte de nuestra historia.

Vistas a la página totales

Entradas populares